Cuándo no comprar un negocio: algunos motivos

Comprar un negocio requiere de un proceso concienzudo que no se desarrolla a la ligera.

Sabemos que sueñas con tener tu propia compañía para lograr la independencia económica, pero la asesoría incorrecta podría convertirse en una pesadilla.

Invertir en la adquisición de un negocio en funcionamiento trae varias ventajas. Para empezar, ahorras dinero y tiempo en la creación, además de que tienes pruebas de la factibilidad y las ganancias que brinda.

Sin embargo, debes tener cuidado antes de tomar esa decisión. No todo son ventajas. Es importante que sepas que un negocio en marcha trae consigo la responsabilidad de asumir compromisos con el personal, deudas y otros aspectos.

Razones para no comprar

Supongamos que conseguiste un negocio a la venta que atrajo tu interés. En primer lugar, no dejes pasar por alto los motivos por los que están vendiéndolo. ¿No da ganancias? ¿Está a punto de quebrar? ¿Tiene problemas graves?

La investigación resulta indispensable antes de comprar un negocio. Conoce a fondo la historia, estructura, funcionamiento y cualquier detalle de la empresa. Estos son algunos motivos por los que se recomienda que no lo compres:

1- Negocio no listo para la venta

Cuidado con comprar un negocio desordenado. Será lo peor que puedes hacer. Asegúrate de que los libros contables y todos los documentos administrativos estén apegados a los requisitos legales.

Es importante revisar que no existan deudas tributarias ni con los proveedores. Y por último comprueba que los equipos se encuentren activos y el inventario esté en condiciones óptimas.

Si el negocio no tiene en regla todos esos asuntos, será motivo suficiente para que desistas de la compra. Hazle saber al dueño los problemas que debe solucionar si quiere concretar la venta.

2- Negocio con tecnología obsoleta

La tecnología ha revolucionado enormemente todos los procesos durante los últimos años. Los empresarios están obligados a actualizar sus negocios al ritmo que la sociedad lo exige.

Algunos dueños de negocios se quedan dormidos y no saben interpretar los cambios que se efectúan en el mercado. Esto ocasiona que se sientan hundidos en un momento y opten por vender la empresa.

Si ves que se trata de un negocio obsoleto, frena la compra. Luego te saldrá bastante costoso adquirir equipos y actualizar el funcionamiento de acuerdo con los últimos avances tecnológicos.

3- Negocio dependiente

Resulta que el negocio que quieres comprar tiene todos los papeles en regla, no presenta deudas y cuenta con la mejor tecnología del mercado. Excelente. No obstante, depende de unas pocas personas que manejan el “Know How”. Problema.

No se recomienda comprar una empresa en la que una persona sea la única capaz de ejecutar procesos especializados. ¿Por qué? Porque el futuro del negocio, y nuestro, estará en manos de ese empleado.

Si ves que el negocio funciona adecuadamente y te brinda las ganancias que esperas, puedes asumir el riesgo. Luego debes comenzar a capacitar a otras personas que aprendan el “Know How”.

4- Negocio con una cultura diferente

Cuando vayas a comprar un negocio, prefiere que sea uno con clientes que tengan una cultura similar a la tuya. No se recomienda, por ejemplo, que la clientela del negocio no hable el mismo idioma que manejas tú.

Debes tener claras las costumbres culturales de las personas que serán tu público objetivo. Los expertos recomiendan que evalúes otras opciones antes de aventurarte. Nadie ha dicho que no tendrás éxito; sin embargo, eso implica un esfuerzo y sacrificio sobrehumanos.

En resumen, antes de comprar un negocio toma en cuenta lo siguiente: dedícate a conocer a fondo el estado actual en que se encuentra para evitar sorpresas desagradables.

Si dentificas un motivo para no comprar el negocio, recuerda que en el mercado tienes opciones para escoger. Consigue el que mejor se adapte a los objetivos que te has planteado.

Los comentarios están cerrados.

error: Content is protected !!
Abrir chat
1
Gracias por visitar mi MNV, soy Jorge Gomez en que puedo asistirle?